La shunguita –también conocida como «shungita», «shungite» o «shungit»–, es un mineral único, diferente e incomparable. Es de color oscuro y está compuesto básicamente de carbono.

Debe su nombre a la zona de la que procede: Shunga, en Carelia (una república de la Federación Rusa próxima a Finlandia) y presenta tres variedades:

  • Élite
  • Negra
  • Gris

La élite es la forma más pura de shunguita, la que más cantidad de fulerenos –que enseguida veremos lo que son– contiene: hasta un 98%.

La shunguita negra, el mineral que llamamos shunguita, sin más, a pesar de no contener tantos fulerenos –suele tener en torno a la mitad o menos que la élite–, cuenta con la propiedad de que se le puede dar forma. Y eso supone una ventaja, ya que la signatura vibratoria, la singularidad energética de cada ser, vivo o inerte, está determinada tanto por la materia como por la forma que lo componen. Una esfera de shunguita no hace el mismo efecto que un cubo o una pirámide.

En cuanto a la shunguita gris, es, con mucho, la de menor contenido en carbono, razón por la que se descarta su uso en litoterapia.

Por otra parte, tanto la shunguita negra como la gris se pueden pulir. Y al margen de su aspecto estético, se diferencian únicamente en que la shunguita sin pulir mancha tanto como el carbón común, mientras que la pulida –la que vendemos en Terra et sidera– puede manchar como lo haría la mina de grafito de un lápiz, aunque las manchas se quitan con facilidad al lavar el tejido.

¿Qué son los fulerenos?

Los fulerenos son estructuras únicas y muy peculiares de átomos de carbono. Por presentar un ejemplo que sirva de contraste: mientras que la molécula de agua –H2O– está compuesta por dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno, la fórmula de los fulerenos presentes en la shunguita es C60, 60 moléculas de carbono que se estructuran en bellísimas formas geométricas.

Se llaman fulerenos –o fullerenos– en honor a Richard Buckminster Fuller, un arquitecto, profesor universitario e inventor cuya cúpula geodésica, basada en proporciones de geometría sagrada, recuerda mucho a ciertas estructuras moleculares de fulerenos, que por aquel entonces no se conocían (Fuller murió en 1983).

En 1996, dos norteamericanos y un británico, catedráticos de Ciencias Químicas, recibieron el premio Nobel de Química por sus trabajos con los fulerenos artificiales. En estado natural, solo se han encontrado fulerenos en la shunguita.

La mayoría de los investigadores y litoterapeutas que la estudian y utilizan defienden la hipótesis de que estos fulerenos son los átomos que aportan a la shunguita su contundente impulso de vida.

¿De dónde procede la shunguita?

Que se sepa y hasta ahora, solo hay shunguita en Carelia.

Según parece, la shunguita se formó hace más de dos mil millones de años, en el período Precámbrico. Hay investigadores que defienden la tesis de que se trata de un mineral de origen volcánico. Otros aseguran que se originó a partir de primitivos microorganismos unicelulares marinos. Y hay incluso quienes aventuran la posibilidad de que en realidad no se trata de un mineral terrestre ¡sino de un meteorito! No hay consenso.

En Terra et sidera, considerando que vivimos en un planeta en el que la vida se basa en el carbono –y no en el germanio, por decir algo–, y sin más argumento mayor que el de nuestra intuición, tenemos la convicción de que el secreto de la shunguita está en que atesora la vibración de un tiempo en el que todo era una intensa pulsión de vida.

¿Por qué es tan apreciada?

Aunque en Rusia hace siglos que se utiliza como mineral terapéutico, la shunguita se conoce en Europa Occidental desde hace solo unos años: en el 2006, el geobiólogo suizo Stéphane Cardinaux y la litoterapeuta Regina Martino hicieron los primeros estudios en Europa Occidental sobre este mineral. Y desde entonces divulgan y recomiendan el uso de la shunguita por su carácter intrínsecamente beneficioso para todo ser vivo.

En primer lugar, en pleno siglo XXI y en un entorno tan industrializado y tecnológico como el nuestro, la shunguita nos protege de los campos electromagnéticos perjudiciales y de zonas geopatógenas como fallas, cruces de líneas telúricas o cauces de agua subterráneos. Es excelente para potabilizar el agua, sanear terrenos de cultivo contaminados y favorecer el crecimiento de plantas y otros vegetales. Dicen de ella que como antioxidante no tiene parangón y que es un mineral que irradia la fuerza de la Madre Tierra, un mineral para el primer chakra: la vibración de la shunguita hace que nos sintamos mejor, nos aporta fortaleza y nos encauza hacia un estado de armonía.

¡Y no se carga de energía negativa!

En Terra et sidera encontrará shunguita de diversas formas y estilos. La importamos directamente de Carelia y garantizamos su calidad.

Si desea comprar alguna de nuestras selectas piezas de shunguita, por favor, antes de decidirse, tenga en cuenta lo siguiente

Cada ser humano es único en el más profundo sentido de la expresión. Por poner un ejemplo, hay personas que necesitan estar a más de 24 grados de temperatura para sentirse bien y otras que pueden vivir con cierta comodidad incluso a algunos grados bajo cero. Y en lo que respecta a la shunguita ocurre lo mismo: cada persona es un mundo y –según nuestro parecer– el mejor modo de saber qué pieza o piezas nos resultarán más útiles es ir viendo con qué formas y tamaños nos sentimos más en armonía.

Nuestras sugerencias

  • Aunque se trate de una pieza de shunguita muy pequeña –un colgante, por ejemplo–, resulta eficaz si la llevamos directamente sobre la piel. No obstante, conviene saber que es importante quitársela para dormir: no se debe dormir con shunguita en contacto directo con la piel
  • Llevar un colgante de shunguita en el cuello o una pareja de armonizadores en el bolsillo ya es un primer paso
  • Si utilizamos WiFi, una shunguita de tipo canto rodado de unos 20 gramos debería ser suficiente para neutralizar su efecto
  • En casa, un par de figuras clásicas –pirámide, esfera, cubo o huevo– para la sala de estar pueden ser una buena opción
  • Para dormir, recomendamos formas suaves: sobre la mesilla de noche o en uno de sus cajones, un huevo o una esfera de 7 cm sobre una base de corte piramidal son una excelente compañía
  • Una pirámide de 7 cm es adecuada para llevar en el coche
  • En la nevera, un par de cubos (uno en la zona de las frutas y hortalizas y otro en una de las bandejas centrales) pueden ayudarnos con la conservación de los alimentos
  • Si vivimos en un edificio, en una planta alta –tercer piso y superiores– un cubo de shunguita le vendrá bien a nuestro hogar para recuperar algo de la tierra de la que tanto lo han alejado los arquitectos
  • Una shunguita élite será perfecta para quien sienta predilección por los minerales de reflejos metálicos en su estado natural
  • Y conviene saber que el radio de acción de una pieza de shunguita depende en gran medida de la mayor o menor perturbación electromagnética que haya en la estancia en la que vamos a poner la pieza. Además, y por poner un ejemplo, una esfera de 15 centímetros de diámetro irradia en una superficie de más de 200 metros, aunque, como ocurre con cualquier pieza de shunguita, su intensidad energética disminuye a medida que nos alejamos de ella
  • Y, por último: aunque el efecto de la shunguita se deja sentir casi al momento, es acumulativo y directamente proporcional a su calidad, forma y tamaño

cab_shunguita_productos

Resumen práctico para elegir una forma

Como hemos comentado ya, la signatura vibratoria de todo ser, vivo o inerte, está determinada tanto por su forma como por la materia que lo compone. La shunguita, por sí misma, vibra con energía de vida, pero hemos de tener en cuenta que esa energía siempre es modulada por la forma que presenta la piedra.

Pirámide

Adecuada para un uso personal y para empezar. Es una forma muy apreciada por su efecto equilibrado, dada la estabilidad de su base y la elevación que presenta en el extremo

Pirámide alta

Al tener mayor peso y altura, resulta menos idónea si necesitamos liberar con suavidad la energía bloqueada. Su acción yang es más marcada

Cubo

Adecuado para una acción contundente, para personas que necesitan trabajar mucho en el cuerpo

Huevo y esfera

Al tratarse de formas sin aristas, su acción es más delicada, menos intensa. Tanto el huevo como la esfera irradian con suavidad y de un modo envolvente

Ambos son adecuados para liberar tensiones aunque, mientras la esfera es más indicada para liberar las tensiones provocadas por emociones, el huevo presenta la peculiaridad de que su forma ovoide es muy similar a la del biocampo humano

  • La shunguita es uno de los minerales más antiguos de la tierra
  • La armoniosa estructura del fulereno C60 presenta 60 átomos de carbono dispuestos de manera regular en los vértices de un icosaedro truncado. Y a diferencia de las tetraédricas moléculas del diamante, la molécula de C60 es esférica y presenta 32 caras: 12 pentágonos y 20 hexágonos casi perfectos. Ni uno solo de los pentágonos que la componen comparte un vértice
  • La shunguita presenta una muy poco común característica entre las piedras: conduce la electricidad
  • En el siglo XVIII, los soldados del zar Pedro I, el Grande, llevaban shunguita a los campos de batalla
  • Los mejores abedules de la Federación Rusa crecen en Carelia ¡y también las mejores patatas!
  • En procesos de depuración de agua, la shunguita ha demostrado ser mucho más eficaz que el carbón activo
  • A diferencia del resto de las piedras usadas en litoterapia, la shunguita no se carga de energía negativa
  • En la actualidad, algunos de los centros balnearios y complejos turísticos de mayor prestigio en Rusia (como el Martsialnye Vody o el Belye Klyuchi) utilizan la shunguita como terapia estrella en sus tratamientos
  • Y aunque todavía no se comprende por qué, en las estancias cuyas paredes están recubiertas de placas de shunguita, ¡el aire está 100% libre de agentes patógenos!

Disponibilidad

Por favor, tenga en cuenta que en caso de no disponibilidad temporal de alguna pieza podríamos tardar hasta varias semanas en reponerla. Traemos nuestra shunguita directamente de Carelia y el proceso de importación no siempre resulta todo lo rápido que quisiéramos.

Así pues, si desea más información o hacer una compra urgente, o si busca una pieza selecta de shunguita, por favor, rellene y envíe el siguiente formulario:

Leer nuestra política de privacidad.
Al usar este formulario accede al almacenamiento y gestión de sus datos por parte de TERRA ET SIDERA.

¿Qué es?

La shunguita –también conocida como «shungita», «shungite» o «shungit»–, es un mineral único, diferente e incomparable. Es de color oscuro y está compuesto básicamente de carbono.

Debe su nombre a la zona de la que procede: Shunga, en Carelia (una república de la Federación Rusa próxima a Finlandia) y presenta tres variedades:

  • Élite
  • Negra
  • Gris

La élite es la forma más pura de shunguita, la que más cantidad de fulerenos –que enseguida veremos lo que son– contiene: hasta un 98%.

La shunguita negra, el mineral que llamamos shunguita, sin más, a pesar de no contener tantos fulerenos –suele tener en torno a la mitad o menos que la élite–, cuenta con la propiedad de que se le puede dar forma. Y eso supone una ventaja, ya que la signatura vibratoria, la singularidad energética de cada ser, vivo o inerte, está determinada tanto por la materia como por la forma que lo componen. Una esfera de shunguita no hace el mismo efecto que un cubo o una pirámide.

En cuanto a la shunguita gris, es, con mucho, la de menor contenido en carbono, razón por la que se descarta su uso en litoterapia.

Por otra parte, tanto la shunguita negra como la gris se pueden pulir. Y al margen de su aspecto estético, se diferencian únicamente en que la shunguita sin pulir mancha tanto como el carbón común, mientras que la pulida –la que vendemos en Terra et sidera– puede manchar como lo haría la mina de grafito de un lápiz, aunque las manchas se quitan con facilidad al lavar el tejido.

Fulerenos

¿Qué son los fulerenos?

Los fulerenos son estructuras únicas y muy peculiares de átomos de carbono. Por presentar un ejemplo que sirva de contraste: mientras que la molécula de agua –H2O– está compuesta por dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno, la fórmula de los fulerenos presentes en la shunguita es C60, 60 moléculas de carbono que se estructuran en bellísimas formas geométricas.

Se llaman fulerenos –o fullerenos– en honor a Richard Buckminster Fuller, un arquitecto, profesor universitario e inventor cuya cúpula geodésica, basada en proporciones de geometría sagrada, recuerda mucho a ciertas estructuras moleculares de fulerenos, que por aquel entonces no se conocían (Fuller murió en 1983).

En 1996, dos norteamericanos y un británico, catedráticos de Ciencias Químicas, recibieron el premio Nobel de Química por sus trabajos con los fulerenos artificiales. En estado natural, solo se han encontrado fulerenos en la shunguita.

La mayoría de los investigadores y litoterapeutas que la estudian y utilizan defienden la hipótesis de que estos fulerenos son los átomos que aportan a la shunguita su contundente impulso de vida.

Origen

¿De dónde procede la shunguita?

Que se sepa y hasta ahora, solo hay shunguita en Carelia.

Según parece, la shunguita se formó hace más de dos mil millones de años, en el período Precámbrico. Hay investigadores que defienden la tesis de que se trata de un mineral de origen volcánico. Otros aseguran que se originó a partir de primitivos microorganismos unicelulares marinos. Y hay incluso quienes aventuran la posibilidad de que en realidad no se trata de un mineral terrestre ¡sino de un meteorito! No hay consenso.

En Terra et sidera, considerando que vivimos en un planeta en el que la vida se basa en el carbono –y no en el germanio, por decir algo–, y sin más argumento mayor que el de nuestra intuición, tenemos la convicción de que el secreto de la shunguita está en que atesora la vibración de un tiempo en el que todo era una intensa pulsión de vida.

Propiedades

¿Por qué es tan apreciada?

Aunque en Rusia hace siglos que se utiliza como mineral terapéutico, la shunguita se conoce en Europa Occidental desde hace solo unos años: en el 2006, el geobiólogo suizo Stéphane Cardinaux y la litoterapeuta Regina Martino hicieron los primeros estudios en Europa Occidental sobre este mineral. Y desde entonces divulgan y recomiendan el uso de la shunguita por su carácter intrínsecamente beneficioso para todo ser vivo.

En primer lugar, en pleno siglo XXI y en un entorno tan industrializado y tecnológico como el nuestro, la shunguita nos protege de los campos electromagnéticos perjudiciales y de zonas geopatógenas como fallas, cruces de líneas telúricas o cauces de agua subterráneos. Es excelente para potabilizar el agua, sanear terrenos de cultivo contaminados y favorecer el crecimiento de plantas y otros vegetales. Dicen de ella que como antioxidante no tiene parangón y que es un mineral que irradia la fuerza de la Madre Tierra, un mineral para el primer chakra: la vibración de la shunguita hace que nos sintamos mejor, nos aporta fortaleza y nos encauza hacia un estado de armonía.

¡Y no se carga de energía negativa!

Usos

En Terra et sidera encontrará shunguita de diversas formas y estilos. La importamos directamente de Carelia y garantizamos su calidad.

Si desea comprar alguna de nuestras selectas piezas de shunguita, por favor, antes de decidirse, tenga en cuenta lo siguiente

Cada ser humano es único en el más profundo sentido de la expresión. Por poner un ejemplo, hay personas que necesitan estar a más de 24 grados de temperatura para sentirse bien y otras que pueden vivir con cierta comodidad incluso a algunos grados bajo cero. Y en lo que respecta a la shunguita ocurre lo mismo: cada persona es un mundo y –según nuestro parecer– el mejor modo de saber qué pieza o piezas nos resultarán más útiles es ir viendo con qué formas y tamaños nos sentimos más en armonía.

Nuestras sugerencias

  • Aunque se trate de una pieza de shunguita muy pequeña –un colgante, por ejemplo–, resulta eficaz si la llevamos directamente sobre la piel. No obstante, conviene saber que es importante quitársela para dormir: no se debe dormir con shunguita en contacto directo con la piel
  • Llevar un colgante de shunguita en el cuello o una pareja de armonizadores en el bolsillo ya es un primer paso
  • Si utilizamos WiFi, una shunguita de tipo canto rodado de unos 20 gramos debería ser suficiente para neutralizar su efecto
  • En casa, un par de figuras clásicas –pirámide, esfera, cubo o huevo– para la sala de estar pueden ser una buena opción
  • Para dormir, recomendamos formas suaves: sobre la mesilla de noche o en uno de sus cajones, un huevo o una esfera de 7 cm sobre una base de corte piramidal son una excelente compañía
  • Una pirámide de 7 cm es adecuada para llevar en el coche
  • En la nevera, un par de cubos (uno en la zona de las frutas y hortalizas y otro en una de las bandejas centrales) pueden ayudarnos con la conservación de los alimentos
  • Si vivimos en un edificio, en una planta alta –tercer piso y superiores– un cubo de shunguita le vendrá bien a nuestro hogar para recuperar algo de la tierra de la que tanto lo han alejado los arquitectos
  • Una shunguita élite será perfecta para quien sienta predilección por los minerales de reflejos metálicos en su estado natural
  • Y conviene saber que el radio de acción de una pieza de shunguita depende en gran medida de la mayor o menor perturbación electromagnética que haya en la estancia en la que vamos a poner la pieza. Además, y por poner un ejemplo, una esfera de 15 centímetros de diámetro irradia en una superficie de más de 200 metros, aunque, como ocurre con cualquier pieza de shunguita, su intensidad energética disminuye a medida que nos alejamos de ella
  • Y, por último: aunque el efecto de la shunguita se deja sentir casi al momento, es acumulativo y directamente proporcional a su calidad, forma y tamaño
Formas

cab_shunguita_productos

Resumen práctico para elegir una forma

Como hemos comentado ya, la signatura vibratoria de todo ser, vivo o inerte, está determinada tanto por su forma como por la materia que lo compone. La shunguita, por sí misma, vibra con energía de vida, pero hemos de tener en cuenta que esa energía siempre es modulada por la forma que presenta la piedra.

Pirámide

Adecuada para un uso personal y para empezar. Es una forma muy apreciada por su efecto equilibrado, dada la estabilidad de su base y la elevación que presenta en el extremo

Pirámide alta

Al tener mayor peso y altura, resulta menos idónea si necesitamos liberar con suavidad la energía bloqueada. Su acción yang es más marcada

Cubo

Adecuado para una acción contundente, para personas que necesitan trabajar mucho en el cuerpo

Huevo y esfera

Al tratarse de formas sin aristas, su acción es más delicada, menos intensa. Tanto el huevo como la esfera irradian con suavidad y de un modo envolvente

Ambos son adecuados para liberar tensiones aunque, mientras la esfera es más indicada para liberar las tensiones provocadas por emociones, el huevo presenta la peculiaridad de que su forma ovoide es muy similar a la del biocampo humano

Curiosidades
  • La shunguita es uno de los minerales más antiguos de la tierra
  • La armoniosa estructura del fulereno C60 presenta 60 átomos de carbono dispuestos de manera regular en los vértices de un icosaedro truncado. Y a diferencia de las tetraédricas moléculas del diamante, la molécula de C60 es esférica y presenta 32 caras: 12 pentágonos y 20 hexágonos casi perfectos. Ni uno solo de los pentágonos que la componen comparte un vértice
  • La shunguita presenta una muy poco común característica entre las piedras: conduce la electricidad
  • En el siglo XVIII, los soldados del zar Pedro I, el Grande, llevaban shunguita a los campos de batalla
  • Los mejores abedules de la Federación Rusa crecen en Carelia ¡y también las mejores patatas!
  • En procesos de depuración de agua, la shunguita ha demostrado ser mucho más eficaz que el carbón activo
  • A diferencia del resto de las piedras usadas en litoterapia, la shunguita no se carga de energía negativa
  • En la actualidad, algunos de los centros balnearios y complejos turísticos de mayor prestigio en Rusia (como el Martsialnye Vody o el Belye Klyuchi) utilizan la shunguita como terapia estrella en sus tratamientos
  • Y aunque todavía no se comprende por qué, en las estancias cuyas paredes están recubiertas de placas de shunguita, ¡el aire está 100% libre de agentes patógenos!
Disponibilidad

Disponibilidad

Por favor, tenga en cuenta que en caso de no disponibilidad temporal de alguna pieza podríamos tardar hasta varias semanas en reponerla. Traemos nuestra shunguita directamente de Carelia y el proceso de importación no siempre resulta todo lo rápido que quisiéramos.

Así pues, si desea más información o hacer una compra urgente, o si busca una pieza selecta de shunguita, por favor, rellene y envíe el siguiente formulario:

Leer nuestra política de privacidad.
Al usar este formulario accede al almacenamiento y gestión de sus datos por parte de TERRA ET SIDERA.